LANGUAGE:

contato@disfoniaespasmodica.com.br

Tratamientos Médicos

Formas de Tratamientos

Actualmente, existen básicamente dos modalidades terapéuticas: tratamiento en base de toxina botulínica (popularmente conocida como Botox) y tratamiento quirúrgico. La aplicación de toxina botulínica generalmente es la primera opción de tratamiento.


Acción de la Toxina Botulínica

La toxina botulínica es produzida por la bactéria Clostridium Botulinum, un potente agente neuroparalisador que ha sido utilizado para diversas finalidades en la medicina. Es popularmente conocido en el tratamiento de estética facial para la reducción de arrugas, mas también es ampliamente utilizada en el tratamiento de innúmeros casos de disturbios neuromusculares. Por ser un agente neuro bloqueador eficiente, la toxina botulínica ha traído grande alivio para millares de pacientes con diferentes enfermedades neuromusculares, tales como: blefaroespasmo, torticolis de torcedura cervical, calambre de escritor, distonía oro mandibular y disfonías espasmódicas. Esas enfermedades son consideradas distonías focales y son determinadas por contracciones musculares intermitentes y involuntarias inducidas por acción, o sea, por el movimiento. El efecto de la toxina en disminuir la potencia de contracción muscular ven se mostrado muy útil también en el tratamiento de diversas otras enfermedades tales como estrabismo, coprolalia asociada al síndrome de Tourette, disturbios de deglución, granuloma laríngeo de contacto, disfonías funcionales y parálisis laríngeas.


Aplicación de la Toxina Botulínica en la Disfonía Espasmódica

El uso de la toxina botulínica en el tratamiento de la disfonía espasmódica tiene como objetivo bloquear la acción del músculo involucrado. De esta forma, en la disfonía espasmódica de aducción, la inyección del medicamento es hecha dentro del pliegue vocal (en el músculo tireoaritenóideo), en cuanto que en la de abducción la inyección deberá ser hecha en el músculo cricoaritenódeio posterior. Este músculo está localizado en la región posterior de la laringe, es por tanto mucho más difícil de ser alcanzada por la aguja de inyección de que la interior de los pliegues vocales. Además de esto, el hecho del músculo cricoaritenóideo posterior ser el único músculo capaz de abrir la laringe durante la respiración, la parálisis excesiva es indeseable de ambos pliegues, por la acción de la toxina, puede causar intensa falta de aire, lo que representa un grande riesgo para el paciente.


¿Como la Inyección de la Toxina Botulínica es hecha?

La toxina botulínica generalmente es aplicada con el paciente despierto, con uso de anestesia local o tópica. La aplicación puede ser hecha de tres maneras:


1. Inyección bajo control electromiografía

Aquí, el paciente permanece acostado o semi-sentado. Un aparato conocido como electromiógrafo es utilizado para detectar la contracción del músculo tireoaritenodeio (disfonía de aducción) o el cricoaritenoideo posterior (de abducción).

Inicialmente, se aplica anestesia local en la piel. Una aguja de inyección es conectada al electromiógrafo que es introducida a través de la piel en la región anterior del cuello en dirección al interior del pliegue vocal. Cuando la aguja entra en el músculo, el aparato señaliza la actividad muscular de aquel determinado músculo. Así se podrá confirmar el local correcto donde la toxina será aplicada por el médico. Es un método bastante simple. Sin embargo, depende de la disponibilidad del equipo y de la experiencia del profesional para interpretar las señales observadas. Esa técnica de aplicación ha sido muy utilizada en los EUA. En el Brasil, apenas algunos centros especializados adoptan esta práctica. Aunque pueda parecer poco atractivo recibir una inyección en el cuello, el método acostumbra ser muy bien tolerado por los pacientes. Todo el procedimiento no acostumbra demorar más que 5 minutos.

2. Inyección bajo control endoscópico

En esta técnica, el paciente permanece en posición sentado, la inyección de la toxina es hecha bajo control visual endoscópico, que permite la visualización de la posición de la aguja en el interior del pliegue vocal. Para eso, es hecha una anestesia tópica, con spray de lidocaína dentro de la nariz y garganta. Se aplica también inyección hipodérmica en la piel de la región anterior del cuello. Un poco de anestesia es aplicado en la tráquea para disminuir la posibilidad de tos durante el procedimiento.

Después de la etapa de la anestesia, un médico asistente introduce un video endoscopio fino por la nariz hasta la región laríngea. El médico que realiza la aplicación consigue ver los pliegues vocales en el monitor de vídeo, e introducir la aguja a través de la piel en la dirección del pliegue vocal. De esta forma, la posición de la aguja en el interior del pliegue vocal puede ser confirmada visualmente, para seguidamente aplicar la toxina.

Los pacientes generalmente toleran bastante bien este procedimiento, que no demora más de que 5 a 10 minutos, ya incluyendo la etapa de la anestesia.

3. Inyección bajo anestesia general

En raras situaciones, como intolerancia del paciente al procedimiento bajo anestesia local, o por la necesidad de inyecciones en lugares de difícil acceso, es perfectamente posible realizar la inyección de la toxina con el paciente bajo anestesia general, en un centro quirúrgico. Para la inyección en estas condiciones, es necesario hacer un procedimiento conocido como micro laringoscopia de suspensión, donde un laringoscopio rígido de forma tubular es introducido por la cavidad bocal hasta la laringe. A través del interior del laringoscopio, una aguja larga es utilizada para inyectar la toxina en la estructura deseada. Es un procedimiento relativamente simple, más requiere anestesia general, uso de centro quirúrgico y equipos especiales. Esto inviabiliza, hasta cierto punto, el uso de esta técnica, en aquellos casos donde múltiples re-aplicaciones son necesarias.


Disfonía espasmódica de aducción pré-aplicacion de toxina botulínica

Disfonía espasmódica de aducción pós-aplicacion de toxina botulínica

Scroll to Top